SE NOTIFICA QUE TODO EL MATERIAL GRÁFICO EXPUESTO EN ESTA PÁGINA ESTÁ PROTEGIDO POR EL DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL 'LA DIRECCIÓN NACIONAL DEL DERECHO DE AUTOR (Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Buenos Aires - Argentina) Expediente N° 5055435'

------------POR LO QUE QUEDA PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL, SIN LA AUTORIZACIÓN ESCRITA DE SUS PROPIETARIOS.------------

miércoles, 28 de marzo de 2018

GOLONDRINAS DE OCTUBRE

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía.
(Derechos de autoría, reservados)

Cap. 12 del libro "Delirios del Lirio"




Extracto recortado...(...)...
Escribía… y escribía… y escribía, quizás con pasión, quizás con rabia. Encendía un cigarrillo tras otro, siempre dentro de su burbuja. Los instantes que detenía ambas acciones eran para elevar su mirada hacia el cielo como aguardando que este le diera la orden de “¡Basta ya!” Pero siempre era repetitivo y cíclico su accionar. Al cabo de unos segundos bajaba su mirada y todo volvía a empezar, retomaba su escritura y su incesante encender de cigarrillos. Tiempo atrás, mientras escribía y adicionaba lo escrito a su gran libro, no dejaba de estar atento a mis necesidades: que si tenía mi agua fresca; que nunca faltarán mis galletitas; que si la ventana estaba abierta o cerrada, según el frío o calor que presentara la ocasión. El loco divino me adoraba y se sentía muy orgulloso al hablar de mí con aquellos necesitados de esperanza que acudían a visitarlo, escuchar sus historias y llevarse el obsequio de una sonrisa.
Tres veces por semana salía de su burbuja. Se aseguraba que esta quedara bien cerrada tras de él y bajaba a mi plano con su gran libro repleto de miles de historias y una canastilla colgada al cuello, diciendo:
 - Debo ir a recoger algunos pecados de este mundo… ni se te ocurra hacerte invisible pues necesito verte a mi regreso…- y se iba muy entusiasmado. Yo percibía que su entusiasmo era ficticio, pero él era un cuentero por excelencia, un magnifico manipulador de emociones y sensaciones. Usaba sus poderes también consigo mismo para auto engañarse con el apego a una vida que, yo sabía, le era torturante. Al regresar por la tarde, volvía con una gran sonrisa, difícil de leerla y reconocerla como parte de su disfraz de repartidor de esperanzas si no se es un observador acucioso. Se aseguraba de mi visibilidad, de que tuviera mi agua fresca y mis galletitas. Si traía gelatina, helado de chocolate o dulce de leche, lo ponía a mi disposición con el claro propósito de hacerme feliz y luego él comía las sobras que yo dejaba.
La canastilla que llevara colgada al pecho, siempre retornaba llena de papelitos escritos que nunca me dejó leer.
- Estos son gritos del alma que sólo yo debo leer y aplacar- Decía. Luego subía desde mi plano hacia su burbuja y una vez dentro de ella iba leyéndolos uno a uno.  Conforme terminaba de leerlos, se los llevaba a la boca y los tragaba con un sorbo de agua fresca, y nuevamente escribía… y escribía… y escribía…
Muy entrada la noche, cuando esta empieza su litigio con el amanecer, el cuentero abandonaba su burbuja, la cerraba cuidadosamente y bajaba a mi plano buscando acurrucarse a mi lado. Yo sabía que no requería de mi tibieza corporal, era un alma solitaria que necesitaba de mi compañía; necesitaba cuidar de mí, necesitaba saber que yo era y estaba. Aunque lo estorbara o lo importunara a veces, yo era su ancla a esta vida. Entre dormitando, estiraba su brazo para que yo recostara mi cabeza sobre él y entonces se dormía profundamente esbozando una hermosa sonrisa con la que se iba hacia los mundos que soñaba.
El día siguiente era casi un calco del anterior: Yo lo despertaba con palmaditas en su rostro y el cuentero se levantaba refunfuñando pero sonriente. Se ocupaba de mi agua fresca y mis galletitas y subía a su burbuja a escribir hasta que algún desesperanzado viniera a interrumpirle solicitando que con sus historias le regale una sonrisa.
Una mañana toda esta rutina varió. El cuentero se despertó por si mismo, con un optimismo inusitado. No se ocupó de mi agua fresca ni mis galletitas, sólo me dijo:
-¡Hoy es día de migración de golondrinas! Lo he soñado por dos años y hoy es el día. Debo ver ese espectáculo para escribir sobre ello- se fue y no volvió hasta después de tres semanas.
Cuando le vi llegar tenía los ojos empapados en llanto y por su rostro caían borbotones de lágrimas que acababan su recorrido en el piso, humedeciendo el polvo. Lamí sus mejillas y entonces supe que lloraba por amor, no eran saladas,  eran lágrimas con sabor a agua de manantial. Lloró por tres días consecutivos. No escribió, no atendió a los desesperanzados que venían a pedir sonrisas ni salió con su canastilla al cuello a recolectar pecados. Al cabo de esos tres días abandonó la posición de cuclillas en que estuvo, se puso de pie y sonriendo, mientras se ocupaba de mi agua fresca y mis galletitas dijo:
-¡El próximo año también habrá migración de golondrinas!- Subió de mi plano a su burbuja y escribió… y escribió… y escribió…
Aquella noche algo determinante marcaría un antes y un después. El cuentero estaba escribiendo en su burbuja, como de costumbre, cuando escuchamos que desde la reja de entrada una voz reverberante llamaba:
-¡Cuenteroooooo, se que estás allíiiiiiiiii!- Los desesperanzados jamás acudían a él a esas horas ¿Quién podría llamar a esas horas y con tanta familiaridad?
El cuentero, al escuchar el llamado salió de su burbuja y presuroso bajó a mi plano, dirigiéndose a la reja de entrada. Yo fui tras él ya que tuve un mal presentimiento.
Al otro lado de la reja había una siniestra figura cubierta por un manto blanco aupada sobre una extraña y espantosa criatura.
-¿No me reconoces, cuentero? Soy la implacable Mala Suerte montada sobre la Desdicha. Tenemos una cita pendiente. Sabes que debo alimentar y cebar a Desdicha con las sonrisas que te empecinas en dibujar a quienes hallas en tu camino- dijo al tiempo que palmeó con devota complicidad el lomo de la repugnante y rechoncha criatura que montaba.
-No se cómo le haces, cuentero. Siempre que te visité te arrebaté esos artificios que usas para fabricar y repartir sonrisas pero siempre te das maña para crear otros. Ahora Desdicha tiene más apetito que nunca y recurro a ti ya que nunca me fallas, siempre tienes algo nutritivo para saciar su voracidad.
- ¡Te juro que no tengo nada! ¡Te lo juro!- Repetía implorante el Cuentero, pasmado y retrocediendo paso a paso, con los brazos abiertos, extendidos hacia atrás, el rostro desencajado y los ojos como queriendo salírsele de sus orbitas, retrocedía paso a paso.
-Eres un embustero, a mi no lograrás engañarme con tus cuentos. Tienes tu libro, será un buen aperitivo para Desdicha. Sabes que son las reglas de el juego de la vida: Cuando Mala Suerte y su inseparable Desdicha se presentan a tu puerta, algo deben llevarse de ti…- Mientras hablaba iba despojándose del manto que la cubría, dejando expuesta su exquisita desnudez sin rostro, mientras por su cuello, cual si fuera una fumarola, expelía una estela de humo, volviéndola más tétrica aun.
-¡Noooo! ¡No te daré mi libro! ¡Desdicha no se tragará mi libro!- El cuentero había retrocedido hasta topar la espalda con una de las paredes. Desde allí, acorralado, seguía implorando por mantener su libro de cuentos con el que dibujaba sonrisas en los rostros de los desesperanzados.
...(...)...Recorte del extracto...



(Pieza única. Año 2013. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)



jueves, 22 de marzo de 2018

LA NOCHE QUE LLORÓ EL SOL


Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía.
(Derechos de autoría, reservados)




Extracto recortado...(...)...
La brisa que entró por aquella ventana, fue trayendo hoja por hoja hasta completar el libro sagrado que yacía sobre la mesa. En él estaban contenidas palabras y voces muy antiguas que narraban historias de esas cuyos recuerdos se esfuman en las memorias quedando como legados a la posteridad por obra y gracia de visionarios alucinados; ellos redactan crónicas de hechos que jamás atestiguaron y que quizás nunca ocurrieron… ¿O sí?
En tiempos muy lejanos, desde el otro lado del mar, llegaron a estas tierras, enormes criaturas cuadrúpedas con brillantes monturas sobre sus lomos de las que emergían seres de metal bruñido, con largos brazos que escupían fuego y sonidos de trueno. Su aspecto sembraba terror en quienes los veían. El suelo temblaba al paso de sus pisadas.
Su ansiedad era fácilmente perceptible: buscaban las brillantes lágrimas que sobre estas tierras derramara el Sol, y nada ni nadie detendría su ambicioso afán. Para lograr su cometido sometieron a hijos de dioses atándoles las manos y colocando cepos a sus cuellos para matar su dignidad y nobleza. Interminables hileras de cautivos liados con cuerdas y cadenas eran arreadas, cargando pertrechos y provisiones sobre sus espaldas cual si fueran bestias de carga. Las mujeres eran usadas para satisfacción de sus bajos instintos carnales y/o como servidumbre en la recolección y labores domésticas, siempre desde maltratos que lograban avasallarlas. Los azotes eran persuasivos constantes a la indigna y servil obediencia. Muchos morían a causa de la desnutrición, los trabajos forzados y las enfermedades venéreas que los saqueadores trajeron consigo.
Nada detenía su ambicioso andar. Flechas, dardos, piedras y cualquier otro tipo de resistencia, resultaban inútiles contra sus armaduras y el ímpetu por apoderarse de las brillantes lágrimas del Sol. Valiéndose del temor que infundían, conminaron al enfrentamiento  de hermanos contra hermanos, induciéndolos al pecado de la traición hacia su misma sangre. Destruyeron culturas ricas en valores sociales, decapitaron Dioses y eliminaron tradiciones para imponer a cambio, costumbres decadentes y credos hipócritas. En sus pechos y estandartes llevaban pintadas aspas que decían ser la representación de un Dios sabio y verdadero, a ellas veneraban y ante ellas se santiguaban antes de iniciar cada matanza. Obligaban a los vencidos, a besar estos símbolos en actitud de sumisión. Cambiaban sus nombres nativos con el fin de desintegrarles su identidad, evitando que tuvieran un pasado al cual aferrarse,  pretendiendo convencerles de que eran una raza sin ancestros, una desheredada raza destinada a lamer los pies de los invasores que vinieron del otro lado del océano.
Entre estos saqueadores de armadura que, sin escrúpulos ni remordimientos herían, mutilaban y masacraban, se ocultaban otros invasores más perversos aún… los que utilizando la  palabra como arma, asesinaban credos, extirpaban ideas y doblegaban las almas. Ellos eran los encargados de interrogar y torturar a los sospechosos que, supuestamente, conocían los lugares en los que se podía hallar más lágrimas de Sol. Otra de sus funciones era la de oficiar rituales dedicados al símbolo de su aspa protectora, allí predicaban, subliminalmente, una obediencia unilateral de parte de los nativos. La maquiavélica premisa de esta doctrina era “soporta cualquier abuso sin protestar, pues eso te hará merecedor del paraíso”. Para la ocasión, vestían largas túnicas y escondían su rostro bajo capuchas.
Durante más de un siglo arrasaron caseríos, reinos e imperios con el único fin de arrebatar hasta la última gota de las brillantes lágrimas del Sol. Cuando ya no quedaba ninguna sobre la superficie de estas tierras, forzaron a los nativos a cavar y adentrarse en las entrañas de la tierra misma, en busca de las codiciadas lágrimas. Con habilidad de ratas, los nativos cavaban el subsuelo en jornadas largas y agotadoras, durante las cuales apenas si se les suministraban pequeñas raciones de granos y agua. En las galerías subterráneas, la muerte por inanición, asfixia y derrumbes, era una constante.
Resignados a esa subsistencia inhumana, los nativos habían perdido toda voluntad, hasta que un día, un grito retumbó desde las montañas: “¡BASTA YA!”. Quien profirió este alarido de protesta fue un nativo llamado Hamarúc. Harto de tanta degradación, muerte, abusos y mentiras, se descubrió el torso y arengó a un grupo de sometidos a la rebelión. Armados con piedras y palos, atacaron sorpresivamente a un grupo de sus opresores. Les arrebataron las cabalgaduras y destrozaron sus armaduras, dándose con la sorpresa que debajo de esa metálica piel había seres de carne y hueso… pero con el alma corroída por la ambición.
Una vez despojados de sus atavíos, fueron entregados a la plebe para que saciaran su sed de venganza por todos esos años de perversión, maltrato y muerte de los que fueron objeto. Hamarúc se reservó al jefe; lo tenía de rodillas ante sí, lo cogió por los cabellos y le vociferó al rostro
-¡Aquí sólo habemos dos culpables de esta masacre, tú por ser una hiena sanguinaria, asesina y ambiciosa, y yo por ser un león que se hartó de tus malas acciones!- A continuación, tomó una daga de pedernal, seccionó la cabeza de este y la levantó en señal de triunfo para que la vieran los sediciosos que estaban presentes.
La noticia del atrevido alzamiento de Hamarúc, corrió velozmente, llegando a oídos del grueso de los invasores, quienes no se demoraron en alistar a sus tropas con la finalidad de desagraviar la afrenta.
...(...)...Recorte del extracto... 


(Pieza única. Año 2013. Medidas: 80 X 57 cms. Precio $.600 dólares americanos)


jueves, 15 de marzo de 2018

LOS PARPADOS DE ETHEREA


Ilustración y prosa de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autor, reservados)




Mientras me daba de beber de su seno, acariciaba mis crines; con esa devoción que sólo confiere la toxicidad del temor a perder algo muy preciado. Todo, tal cual lo haría una madre amorosa… más no soy su crío.
Cuando me hube saciado, solté su pezón, estiré el pescuezo y mi hocico alcanzó un plano más allá de estos cielos. Entonces bostezaba atragantándome en cada bostezo con los sueños de allá, para traerlos entre mis fauces y luego soñarlos acá.
Es quizás por ello que cuando duermo me sientes lejano; y cuando estoy despierto me percibes extraño, amor mío.


(Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 53 cms. Precio $.600 dólares americanos)


jueves, 8 de marzo de 2018

BESO DE SANGUIJUELA


Ilustración y Prosa de Oswaldo Mejía 
(Derechos de autoría, reservados)




Todos escuchamos sus alaridos, aunque el extraño los hacía en silencio. Su boca fue cosida con alambre, y aun así escupió su “furia”.

Todos veíamos la venda de sus ojos, sin embargo, percibimos su mirada de fuego relamiendo nuestras pieles con su desprecio.
Luego de ello abrió sus alas, pero no voló, levitó… y cuando desapareció entre las estrellas vimos, sobre el lugar donde estuvo posado, un charco azul relleno de penurias viscosas, y al centro, una orquídea púrpura.
He sido testigo de los últimos Apocalipsis, pero la cicatriz más grande que llevo en mi mente… es la que me infirió el extraño con su partida.


(Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 53 cms. Precio $.600 dólares americanos)




jueves, 1 de marzo de 2018

"UN CÁLIZ VACIO"

Ilustración y cuento de Oswaldo Mejía
(Derechos de autor, protegidod)
Cap. 11 del libro "Delirios del Lirio"



Desde muy niño, Nim dio muestras de ser un elegido, un ser especial, uno de esos pocos que nacen para guiar grandes rebaños de “normales”. Era evidente que por sus venas corría sangre de Titán, en sus genes, la semilla de aquellos que tiempo atrás, subrepticiamente bajaron del cielo y preñaron a ciertas hembras, sembrando sus entrañas  con su herencia. La contextura física de Nim era superior a la de los demás. Estaba dotado de gran estatura, era hermoso y temerario… Su agudeza y carisma lo destacaban ampliamente muy por encima de cualquier normal que hubiera estampado huellas en el suelo de este planeta.
Los “normales” eran de naturaleza débil. Poseían una piel endeble, fácil de rasgarse y eso los exponía a desangrarse ante el menor accidente o ataque de bestias que pululaban en constante acechanza de presas. Esa fragilidad los estaba llevando al borde de la extinción y por ende, a la supresión de su presencia en el contexto de la forja de un legado. Apenas si pasarían como el recuerdo de una huidiza especie que sirvió de alimento a los depredadores.
Nim vino a este mundo con habilidades paranormales. Tenía excelentes reflejos y una gran fortaleza física y emocional. Fabricar armas y artificios para enfrentarse a las bestias que merodeaban por su precaria aldea, era un juego para el pequeño Nim, quien desde muy jovencito supo erigirse como un “Alfa” entre la gran manada de los “normales” con los que convivía. Poco a poco su fama de cazador y protector se propagó por toda la faz del planeta. Desde las zonas más lejanas, venían grupos y clanes de “normales” dispersos, a solicitar la protección  del gran “Nim”
No tardó el hábil cazador en convertirse en líder y luego erigirse Rey de su clan. Su poder iba en aumento, el reinado resultaba insuficiente para su sed de poder, entonces iba camino a ser el protector y guía de un imperio, el emperador de todos los “normales”. Nim el único, Nim el grande, “NIM, REY DE REYES”
Una vez acaparado todos los dones, dádivas y circunstancias favorables, conquistar poder, riquezas y el respeto de sus súbditos, fue lo esperado. Del mismo modo y como consecuencia de su grandeza, era el poseedor de la mujer más hermosa de todas las habidas. Claro que la vida no olvida su sarcástico juego y siempre se ensaña quebrantando la dicha total con algún “pero…” Para Nim, la desdicha fue la imposibilidad de procrear.
El gran Nim, dueño del destino de cada integrante de la raza de los “normales”, estaba incapacitado para engendrar su prole. Entre tanta luz que irradiaba, esa era la parte oscura de su existencia, el origen de sus penas, desdichas y fatales desatinos.
Ese ingrato segmento de su existencia era el secreto que guardábamos celosamente, el gran Nim, su esposa Semira y yo. Crecimos juntos, compartiendo juegos de niños, nuestras primeras experiencias con las hembras de la especie, luchas, batallas y su precoz asenso al poder, yo, refugiado en su fuerza y destreza y él, amparado en mis consejos y opiniones.  Fue así que me convertí en el guardián de sus confidencias.
Por lo demás, Nim seguía sorprendiendo a la humanidad con sus genialidades. La que más trascendió, pues no había precedentes, fue la de construir una muralla de protección que rodeara el perímetro de su extenso reino, una hazaña que agregó a la enorme lista de sus proezas. Nim era el arquitecto  de la primera ciudadela edificada y amurallada con piedras y ladrillos. Había construido a pulso, un cobijo de material noble para guarecer a toda la raza de los “normales” y sin embargo era incapaz de construirse un hogar propio, como cualquier mortal. Esto era motivo de preocupación pues si no tenía hijos, no estaría completo, quedaría expuesta ante sus vasallos, esa maldita fisura que lo condenaba. Esa oquedad por la falta de un heredero biológico  para mostrar al mundo, fue la tortura que  transformó al noble protector en un tirano cruel y despiadado.
Una tarde, en el preciso instante  en que el día agoniza y el sol se desangra tiñendo al cielo con tonos rojizos, un ser misterioso -De esos que producen frío y angustia a quien los mira o se les acerca-  apareció en palacio diciendo tener un mensaje vital para el gran Nim. Estaba cubierto de pies a cabeza por una gran manta negra que arrastraba por el piso como si tuviera la orden de borrar sus pisadas. Lo conduje hasta el trono y cuando estuvo frente al gran Nim, se postro ante él y beso sus pies.
-¿Quién eres? Di lo que tengas que decir y lárgate- Exclamó Nim, fastidiado.
Sin abandonar la postura de devoto arrodillado, el extraño dijo:
-¡Soy la solución a tus problemas!  Soy quien puede darte el cáliz con tu sangre para que la muestres a tu pueblo. Te daré el hijo que tanto anhelas, te convertiré en el Dios de todos esos “normales” que te siguen.
- ¿Por qué tanto interés? ¿Qué deseas?- quiso saber Nim que para entonces mostraba curiosidad y recelo al mismo tiempo.
- A cambio quiero que me nombres tu sacerdote mayor y hacer todo lo que yo te indique- A partir de aquellas palabras, el gran Nim perdió toda voluntad, ni siquiera quería oír mis consejos.
Inicialmente, yo me opuse, no me gustaba nada este asunto.
- Nim, Dios no verá con buenos ojos lo que vas a hacer- Fue mi consejo.
-¿Y crees que a mi, al gran Nim, le puede interesar lo que opine un Dios que jamás se ocupó de proteger a esta raza que yo albergo, resguardo y guío? Aquí yo soy Dios. Esta raza vive e ira esparciéndose y dominando el mundo porque yo se lo he concedido. No vuelvas a mencionar a ningún Dios que no sea yo o lo interpretaré como una blasfemia contra mí y no dudaré en negarte el derecho a seguir viviendo. Entiende bien esto: Soy el dueño de tu vida y de la vida de cada uno de los “normales” ¡Ustedes me deben la vida a mí y sólo a mí!
 Mientras decía esto, una sombra negra en forma de disco cubrió la luna privando de su luminosidad al mundo. En la absoluta oscuridad, el chisporroteo del fuego que emitían los ojos del gran Nim se hizo más notorio.
-Ve y trae inmediatamente al más hermoso y mejor dotado de mis esclavos, quiero tener un hijo que compita conmigo en belleza, fortaleza y brío- acaté su orden sin mediar palabra.
En el cielo, el disco se dispersó y la luna recuperó su fulgor iluminando la cópula del esclavo con la Reina Samira. El gran Nim se me acercó y me dijo al oído:
-Déjalo que concluya su cometido y luego, llévatelo lejos y elimínalo. No debe haber boca que hable de esto.
Yo no era un asesino, así es que ayudé a huir al esclavo y lo dejé libre. Regresé al palacio, no sin antes manchar mi espada y manos con sangre de cordero.
Cuando nació el fruto de esa farsa, el sacerdote mayor convocó a todos los “normales” del mundo. Con el gran Nim y la Reina Semira a su lado y el niño entre sus manos, se acercó al balcón, elevó sus brazos al cielo y mostró al recién nacido a la multitud, diciendo:
-¡Este es el cáliz que contiene la sangre del Dios Nim, nuestro Dios!
Como presagiando la tragedia, el cielo se oscureció y una estela de luz bajó del mismo. El suelo empezó a temblar. Desde el norte sopló un enérgico viento desintegrando a su paso cada piedra y cada ladrillo de la majestuosa ciudadela. Entre la polvareda que pugnaba por cegarme, alcancé a distinguir al gran Nim, cual si fuera un escorpión, introducir su propia daga en sus entrañas. Semira quiso escabullirse pero unas lianas “salidas de la nada” la sujetaron forzándola a mirar la catástrofe que su mentira había causado.
Pasado el cataclismo, me levanté penosamente y empecé a caminar entre los cientos de miles de cadáveres que quedaron regados por acción de lo que debió ser el castigo divino. Noté que tenía heridas en el pecho pero seguí caminando, esquivando los cuerpos que la muerte había dejado por doquier.

Plumas blancas cubrían la vastedad del lugar… en mi camino fui hallando algunos “normales” que, atónitos ante tal destrucción, luchaban por ponerse de pie. También ellos mostraban heridas en el pecho similares a las mías. Fue entonces que pude distinguir que aquellas llagas se articulaban en un epígrafe: “SÓLO LOS JUSTOS PERDURARÁN




(Pieza única. Año 2012. Medidas: 80 X 53 cms. Precio $.600 dólares americanos)